miércoles, 13 de abril de 2016

La Inoxcrom Corinthian

A la hora de firmar un contrato o simplemente a la hora de dejar constancia de tu escritura, un caballero debe ser contundente. La industria española ha fabricado magníficas plumas y bolígrafos e incluso hay afamados artesanos que están en la cresta mundial, pero poco se puede comparar al nivel de leyenda a la que ha llegado la pluma estilográfica Inoxcrom Corinthian.

Inoxcrom Corinthian
(Haz click en la imagen para aumentarla)


Dimensiones y características de la Inoxcrom Corinthian

Largo con capuchón: 14,2 cm
Largo sin capuchón: 12, 5 cm
Largo con capuchón posteado: 16 cm
Diámetro máximo; 1, 3 cm

Funcionamiento: Cartucho estándar o convertidor.


Detalle del grosor del barril de la Corinthian.

¿Por qué la Corinthian es tan mítica?


Inoxcrom creó la Corinthian para que fuera su buque insignia, por ello diseñó esta pluma con doce facetas, recordando diseños como la Omas Paragon y la  Eversharp-Wahl Doric (lo que la hace algo muy diferente a la acostumbrada forma de torpedo) y la fabricó con sus más altos estándares. El precio era superior al de la Inoxcrom Sirocco de resina (quedando por encima las de plata) y esto era algo que el público en su momento no entendió. Inoxcrom siempre se había asociado al axioma de buena calidad a precios contenidos (no en vano nació en la postguerra española) por lo que en ese momento poca gente estuvo dispuesta a pagar lo que la pluma valía, máxime cuando su (por otro lado estupendo) plumín no era de oro si no de acero. Circulan por la red anuncios en los que aparece la Inoxcrom Corinthian con plumín de oro, el mismo que se podía pedir para ser montado en las Sirocco de oro, pero nunca nadie vio esa combinación Corinthian-Oro en la vida real.

Recordemos que un plumín de acero inoxidable no es mecánicamente inferior a uno de oro de 14K (que es la mejor combinación pues las de 18 K y 21 K son excesivamente blandas), siempre que los iridios sean de la misma calidad, pues eso es lo que realmente toca el papel.

Fuera por lo que fuese, la Corinthian dejó de fabricarse pronto, habiendo sido fabricados y vendidos pocos ejemplares. En cuanto dejó de venderse, los coleccionistas empezaron a fijarse en la valía de esta pluma y la cotización de la Corinthian, especialmente en su más deseada versión, la azul, empezó a subir.

Hoy día aún se puede encontrar Corinthians en Internet en estado NOS, provenientes de stocks olvidados en viajes tiendas, pero lo curioso es que es muy difícil encontrar a la venta Corinthians de segunda mano, el que la tiene no la suelta.



Detalle del plumín de la Corinthian.


Otro detalle  curioso de las Corinthian, la fecha gravada en su anillo dorado al oro de 24 K, que es un 1942, cuyo significado probable es que se refiera a que en 1942 nació la compañía Inoxcrom.

¿Existen Corinthians con el plumín 1920 Caravel?

En los años 90 del siglo XX, la empresa Inoxcrom decidió lanzar (novedad en ella) una pluma de alta gama que se denominó Caravel. Esta tenía una clara inspiración en las germanas Montblanc Meisterstück sin que hubiera confusión entre ellas ya que el termino Inoxcrom quedaba bien señalado y su plumín era exclusivo. El plumín de la Caravel era de acero, tamaño #6 y mostraba una bella caravela y la cifra 1920. El caso es que esta pluma de gran calidad y ventajosa relación-calidad precio tuvo una vida efímera. Se rumoreó que Montblanc amenazó a Inoxcrom con demandarla, pero acaso también debería haber demandado a tanta copia japonesa de alto precio como hay. Sea como fuera, se fabricaron una gran cantidad de estos plumines Caravel que no pudieron usarse en la pluma para la que fueron destinados e Inoxcrom acabó colocándolos en los modelos Sirocco, Wall Street e incluso algunos cayeron en las Corinthians. Los plumines Caravel tienen la particularidad de que fueron fabricados en puntos F (Fino), M (Medio) y B (Broad-Grueso), mientras que el plumín estandar #6 de Inoxcrom sólo fue fabricado en M. Por ello es técnicamente posible encontrar Corinthians con los apreciados plumines Caravel, lo que las revaloriza e incluso en puntos F y B, lo que las revaloriza aún más.

Todos los plumines Inoxcrom de acero de esta época (Caravelle o con el globo de Inoxcrom) eran de diseño y fabricación propios de la marca española.


Plumín Caravel

Otro dato positivo respecto a los #6 de Inoxcrom es que son totalmente compatibles con otros #6 de fabricantes como los Jowo, por lo que podemos adquirir estos tanto para sustituir el nuestro y probar diferentes puntos e incluso materiales como el oro.

Versiones de la Inoxcrom Corinthian

Todos asociamos e nombre de Corinthian como una pluma estilográfica, pero lo cierto es que la compañía española fabricante creó todo un juego de piezas de escritura. Junto a la pluma se podía adquirir usualmente un bolígrafo (realmente bonito) o de forma más rara un rollerball o un portaminas. Si la pluma Corinthian es escasa, los rollerball, bolígrafo y especialmente el portaminas, lo son aún más. Si se encuentran a la venta no se deben dejar escapar.

En cuanto a colores hay dos, negro y azúl oscuro, por tanto hay pluma, bolígrafo, rollerball y portaminas en ambos colores.



Juego de pluma, bolígrafo y portaminas Corinthian.

Tener una buena pluma que me represente para mí es tan importante como tener un buen seguro de coche. ¿Por qué digo esto? Porque al igual que un buen apretón de manos, la firma es nuestro sello y no causa la misma impresión hacerlo con un bolígrafo de publicidad de un curso de inglés que hacerlo con una pluma de calidad. La Inoxcrom Corinthian, la familia Corinthian al completo, transmite belleza y calidad, no es una pluma corriente ni masiva y todavía se puede encontrar a precios contenidos.

1 comentario:

  1. Es una pluma estupenda y es cierto eso de que es más fácil encontrar un ejemplar nuevo olvidado en alguna tienda que una de segunda mano, es una pluma que se hace querer y que nadie quiere desprenderse de ella.
    Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar